Olga Costa Viva: destellos de una vida

Olga con un familiar en Mar del Plata, 1931

Olga Costa Viva, académica y periodista nacida en 1928, pasó su infancia en Recoleta y en Banfield. Su padre era socio de Eduardo Retienne en la Droguería Etienne. Retienne, de ascendencia alsaciana, fue una suerte de abuelo postizo para Olga y fue quien la introdujo desde muy temprana edad en la cultura y la lengua alemana, Aprendió idiomas y baile clásico desde muy pequeña.

 

Olga Costa Viva en un viaje.

Se licenció en Letras en la Universidad de Buenos Aires y viajó a Alemania en la década de 1960 para realizar un doctorado en la Universidad de Friburgo, bajo la tutela del prestigioso romanista Hugo Friedrich, cuyo estudio acerca de la poesía moderna—Estructura de la lírica moderna—se considera un hito de la crítica literaria del siglo XX. La tesis de Costa Viva, publicada en 1968 por Alfaguara, trataba acerca de “las actitudes frente a la realidad” de Pedro Salinas, poeta, escritor, ensayista y celebrado traductor de la obra de Marcel Proust. Costa Viva pasó cerca de diez años en Alemania y siempre consideró que su estancia en este país fue una experiencia determinante en su vida.

Olga Costa Viva y Martin Heidegger en su casa en la Selva Negra, 1961.

A través un seminario acerca del poeta alemán Friedrich Hölderlin, Costa Viva conoció al filósofo Martin Heidegger.  Costa Viva y el autor de Ser y tiempo comenzaron una amistad muy intensa, que rápidamente adquirió tonalidades amorosas. Las cartas enviadas por Heidegger fueron subastadas en Sotheby’s en 2014 y contienen un poema en el que el filósofo—casado con Elfride Petri— confiesa su amor clandestino.

Los años de Costa Viva en Alemania culminaron en un dominio excelente del idioma alemán, de inestimable valor para su labor en el campo de la cultura. Formó parte de la comitiva argentina de la Feria del Libro de Frankfurt en la década del 70 y trabajó durante muchos años  como asesora literaria y en relaciones públicas de la Editorial Losada. Colaboró con diferentes publicaciones, entre ellas Panorama, La Nación, La Prensa, La Razón y el Buenos Aires Herald.

Olga Costa Viva junto a Gabriel García Márquez, sin fecha.

Gracias al aporte de Ángeles Cibiriain, la Biblioteca Nacional ha incorporado a su acervo la biblioteca y el archivo personal de Olga Costa Viva, que pronto estarán disponibles para su consulta. Cartas, fotografías, diarios, guías de viaje, manuscritos y memorias inéditas permiten reconstruir e iluminar la trayectoria de un personaje infrecuente.

Donación Schávelzon: arqueología mesoamericana en la Biblioteca Nacional

Primer ex-libris de Daniel Schávelzon
“Amérique précolombienne”

Recientemente, Daniel Gastón Schávelzon legó a la Biblioteca Nacional Mariano Moreno una importante biblioteca especializada en temas de arqueología mesoamericana. La donación ha contribuido notablemente al enriquecimiento de nuestro acervo, tanto a nivel material como simbólico. El público pronto podrá consultar estos volúmenes únicos, que acercan a nuestra Biblioteca a la historia de Latinoamérica.

Schávelzon (1950) es un arquitecto y arqueólogo argentino. Inició su carrera profesional en este campo en Ecuador y más tarde México, donde se desempeñó como docente e investigador y se interesó particularmente por la conservación y restauración de monumentos prehispánicos. De regreso en la Argentina en 1984, inició el Programa de Arqueología Urbana en la Universidad de Buenos Aires y dirige desde 1991, dentro de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, el Centro de Arqueología Urbana. Impulso también la creación del Área de Arqueología Urbana en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Área Fundacional de Mendoza.

Mapa arqueológico de Oaxaca en la portada de uno de los libros y el segundo ex-libris de Schávelzon

Ha publicado importantes libros sobre sus áreas de especialidad y ha sido galardonado dentro y fuera del país con premios y becas, como la beca Guggenheim (1994); Getty Grant Program (1991), Harvard University-Dumbarton Oaks (1996), DAAD Berlín (1988) y Centro de Antropología Comparada de la Universidad de Bonn (1998). Realiza numerosos trabajos de campo y viajes periódicos por Estados Unidos y América Latina.

 

 

Más allá de la letra: la biblioteca de Roberto Juarroz

Pero, sobre todo, la biblioteca es una espera
Que va más allá de letra,
Más allá del abismo.
La espera concentrada de acabar con la espera,
De ser más que la espera,
De ser más que los libros,
De ser más que la muerte.
Roberto Juarroz, “La biblioteca”.

La BNMM anuncia un nuevo ingreso a su acervo: la biblioteca personal del poeta, bibliotecario, crítico, académico y ensayista argentino Roberto Juarroz (1925 – 1995).

Juarroz nació en el seno de una familia de ascendencia vasca en Coronel Dorrego, un pueblo de la Pampa Húmeda. Su padre era el jefe de la estación de ferrocarril y posteriormente mudó a su familia a Adrogué; allí, Juarroz se desempeñó como bibliotecario en el Colegio Nacional. Estudió Bibliotecología y Ciencias de la Información en la Universidad de Buenos Aires, donde posteriormente ejerció la docencia y dirigió el Departamento de Bibliotecología y Documentación. Perfeccionó su formación en La Sorbona y se desempeñó como bibliotecario en la OEA y en la UNESCO.

Traducción de un poema de Juarroz en una postal francesa

 

Miembro de número de la Academia de Letras, fue crítico cinematográfico y bibliográfico y dirigió la revista Poesía = Poesía entre 1958 y 1965. Su obra poética fue vertida a varios idiomas y está reunida— exceptuando una colección de poemas realistas— en Poesía vertical, una serie de volúmenes numerados que apareció en catorce entregas entre 1958 y 1997. Recibió numerosos premios y reconocimientos a su labor poética. Tradujo a varios poetas extranjeros, entre los que se destaca Antonin Artaud.

Poema manuscrito de Juarroz en un libro de Aldous Huxley.

Su biblioteca es la huella de un itinerario que combina varias disciplinas y campos del saber: consta de unos 15.000 volúmenes, en su mayoría de literatura —sobre todo poesía—en lengua castellana y francesa. Incluye también libros de bibliotecología, filosofía y cultura general. Algunos libros están anotados y comentados profusamente, se intercalan papeles y notas mecanografiadas y manuscritas (propias y ajenas).

Entre los libros, primeras ediciones de García Márquez y Cortázar, entre otros.

 

 

La donación fue realizada por iniciativa de su hija, Ileana Juarroz, y su viuda, Laura Cerrato, en cumplimiento de los deseos del poeta. Estará disponible a la brevedad para su consulta pública.

Un libro impreso en plena Revolución Francesa

Principales eventos de la Revolución, especialmente de la “semana notable”, representados por doce “figuras” en “intaglio” muy bien ejecutadas, con un historial preciso.

En junio de este año, la familia del escritor, periodista e historiador Jorge Emilio Gallardo (1939 – 2012) nos cedió su biblioteca personal, un acervo bellísimo de 1200 libros de literatura, historia y antropología, sobre todo acerca de la “tradición rioplatense” y del africanismo en la región.

Mientras hacíamos el inventario de la donación -entre libros de John Dee, Marcel Mauss, y J. B. Alberdi, por nombrar algunos- encontramos un antiguo libro en francés que resultó ser una rareza de la bibliotecología mundial. Sin indicios de autor o editorial, en la portada del libro se inscribe “l’an deuxième de la liberté”, lo que correspondería al período entre septiembre de 1793 y septiembre de 1794, pleno Terror de la Revolución Francesa.

Aparentemente, este libro se encuentra en apenas cinco bibliotecas del mundo.

Como queda claro en el título, el libro es un relato sintético del proceso desencadenado en 1789: hace pasar sus capítulos por “figuras” que “ilustran” y resumen el transcurso de la Revolución. Como apéndice, el libro adjunta una lista alfabética de los apellidos “más distinguidos en la Toma de la Bastilla”.

Primer “cuadro”, o capítulo: “Soy francés, y escribo para los franceses. Existo, he visto…”

Se atribuye la autoría de este libro a François Guillaume Ducray-Duminil (1761-1819), poeta, novelista, dramaturgo, compositor y editor literario del Journal des Petites Affiches de Paris. Totalmente olvidado hoy en día, Ducray-Duminil era muy conocido en la época. Su obra era leída por todo el pueblo europeo, pero detestada por la mayoría del ámbito literario parisino. Así, en Los Miserables de Víctor Hugo, sus libros, los preferidos de la Madame Thénardier, son tachados de “estúpidos romances”.

La biblioteca personal de Eliahu Toker

Pensando en distintos idiomas
y andando diferentes destinos 
seguíamos siendo un solo pueblo 
habitante de un territorio metafísico…
Eliahu Toker, “Saga Judía”.

El 10 de septiembre el programa de radio de la Biblioteca Nacional, La muralla y los libros, nos invitó a conversar sobre la donación de la biblioteca personal de Eliahu Toker (1934-2010), arquitecto, poeta y escritor judeo-argentino, traductor del hebreo y del ídish. Estuvieron con nosotros Ana Weinstein (Centro de Documentación e Información sobre judaísmo argentino “Marc Turkow” en la AMIA) y Pompi Penchansky (Fundación Internacional “Raoul Wallenberg”).

Los libros de humor conforman gran parte del acervo.

Al recibir una biblioteca personal, lo más apasionante es la posibilidad de “conocer” a la persona en cuestión a partir de sus lecturas. Los libros en distintos idiomas -del alemán al portugués, del ídish al inglés- retratan las idas y vueltas de un verdadero viajero; los temas recurrentes marcan la pasión de un autodidacta, de alguien que, según Leopoldo Brizuela, “compraba libros por deseo, jamás porque hubiera que tenerlos. Eliahu fue poeta y humorista, las dos cosas más desinteresadas dentro de la cultura”.

Un clásico, con firma de Eliahu y un señalador muy simpático.

Para Toker, el gran desafío estaba en “tratar de expresar lo judío de la condición argentina y lo argentino de la condición judía”, dijo Ana Weinstein. Los veinte años de trabajo en conjunto de Weinstein y Toker dejaron una importante serie libros y exposiciones, reflejo de una búsqueda de “los ingredientes componen nuestra cultura. Qué trae cada uno. Qué se debe conocer del otro. Qué es lo que se quiere seguir siendo.”

Así, ambos se dieron cuenta -sobre todo en dos de sus libros, Nietos y abuelos. Un intenso vínculo y En el espejo de la lengua ídish (Selección de textos argentinos)– que desde lo particular de lo judeo-argentino se puede pensar lo general de la condición humana: “Quisimos poner en claro cuánto de la creatividad de esos inmigrantes judíos, que llegaban hablando de sus cosas, expresaba al inmigrante en general. El italiano, el español, el armenio, y tantos otros que salían a buscar trabajo”.

Ex-libris Eliahu Toker.

Luego de un año de trabajo en conjunto, la BNMM se complace en comunicar que los 6.000 ejemplares que componen la Biblioteca Personal Eliahu Toker pronto entrarán en proceso de catalogación.

Agradecemos a todos los involucrados, especialmente a la familia de Eliahu: a Carina y Gabriel, sus hijos, y Clara, su mujer, que en paz descanse.